Notas de Opinión

Chile: Una transición política para aprender.

27/12/2017

Con menos años de democracia que la nuestra, la República de Chile nos vuelve a enseñar a nosotros y todos los hermanos latinoamericanos que la política no es un campo de guerra entre enemigos acérrimos. Sebastián Piñera, liberal de pura cepa y Michelle Bachelet, socialista del Frente Amplio, se comunicaron entre ellos luego de darse a conocer los resultados electorales para compartir unas palabras llenas de respeto y buenos augurios para seguir trabajando por el desarrollo de su país.

por
Francisco Sola

Sebastián Piñera ganó en todo el país por el 54,6%  salvo en sectores australes e incluso venció Alejandro Guillier en Antofagasta su provincia natal y que a nivel global sacó el 45,6% de los votos positivos en segunda vuelta. No hubo que esperar hasta altas horas de la madrugada para que en el bunker de campaña el adversario salga a reconocer la derrota sin antes claro, dar a insinuar una derrota por vía del fraude electoral. Tampoco hubo militares ni fuerzas de seguridad llevándose urnas ni hordas de militantes tirando piedras y acusando al nuevo presidente de "Piñera basura vos sos la dictadura". Nada de eso ocurrió.

Los representantes de ambos partidos accedieron luego de su llamada telefónica televisada compartir al día siguiente un desayuno para empezar a discutir temas protocolares del traspaso de mando, pero luego revelaron que la reunión fue muy técnica y destinada a tomar conocimiento de los estados de las políticas públicas implementadas por la presidente saliente.

Al finalizar el desayuno Michelle Bachelet ante los medios de comunicación expectantes aseguro que "En un sistema democrático la gente decide y los gobiernos respetamos eso" y que "Nuestros ministros han fijado personas que van a coordinar aspectos específicos de la relación para que el presidente electo pueda contar con toda la información necesaria para que pueda desarrollar de manera eficiente su gobierno".

La caballerosidad y el respeto a las formalidades son cuestiones esenciales para el buen funcionamiento de una república. Chile nos demostró otra vez que se puede convivir con personas que piensan distintos sin la necesidad de caer en la vulgaridad de la falta de respeto y el ninguneo. Los argentinos debemos reflexionar del rumbo que estamos tomando como sociedad,  caemos rápidamente en el desprecio al pensamiento ajeno y eso genera que no pueda existir un intercambio de ideas antagónicas que generen nuevas perspectivas para aprender cada día más sobre un mismo tema.

Por suerte una nueva forma de hacer política está surgiendo y cada día queda más en el pasado las viejas prácticas de no reconocer las derrotas electorales, decir que hubo fraude o ni siquiera asistir al traspaso del mando. Pero este cambio que se siente en el respeto que da el Presidente de la Nación en sus actos cotidianos, como contestar las preguntas de los periodistas en conferencias de prensa y entrevistas a medios de comunicación o a nivel internacional, debemos plasmarlo también todos los argentinos en el día a día. Respetando al que piensa distinto para poder vivir en una sociedad civilizada y donde impere la amplitud de pensamientos en un clima de paz como es el caso de nuestros hermanos chilenos. Queda mucho por hacer, sigamos avanzando todos juntos en este camino de respetarnos.

Por Francisco Sola, Presidente de Jóvenes Pro Tandil

Envia tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento


2008 - 2016 © www.eldiariodetandil.com | Todos los derechos reservados