SALUD

Protección Solar: Lo que hay que saber

15/12/2017

El Colegio de Farmacéuticos de la Provincia de Buenos Aires lanzó esta campaña donde detalladamente explica cómo cuidarse de los peligros de la exposición al sol.

por
Colegio de Farmacéuticos de la Provincia de Buenos Aires

El Sol

El sol es imprescindible para la vida, pero al mismo tiempo un exceso de sol sin protección puede tener efectos muy nocivos para las personas.

El espectro solar comprende tres zonas fundamentales: luz visible (5%), ultravioleta (45 %) e infrarroja (50 %). Aunque las radiaciones visibles son las más penetrantes, las radiaciones ultravioletas son las responsables de los efectos más importantes.

Tipos de radiaciones

Ultravioleta (UV) (efecto biológico): según su longitud de onda, podemos distinguir tres grandes zonas de radiaciones ultravioletas:

Visible (efecto luminoso): penetran hasta la hipodermis.

Infrarroja (efecto calorífico): penetran hasta la hipodermis y seguramente también provocan vasodilatación.

UV-C: entre 200 y 280 nm. No llegan a la superficie de la Tierra. Son muy peligrosas para el hombre y las absorbe la capa de ozono de la atmósfera. Si bien es cierto que los UVC no llegan a la superficie terrestre, todos sabemos que la capa de ozono está seriamente amenazada por las emisiones de CFC (clorofuorocarbono) y que la tendencia general observada es de una disminución del 0,5% anual. Motivo para incrementar la protección contra el sol.

UV-B: entre 280 y 320 nm. Son muy energéticas y responsables del eritema. Penetran a nivel epidérmico y provocan el bronceado de la piel. Generan enrojecimiento, quemadura solar, y predisposición al cáncer de piel.

UV-A: entre 320 y 400 nm. Entre el 30 y el 50% de estos rayos llegan a niveles profundos de la dermis y son más perjudiciales que los UV-B porque tienen menor energía. Causan envejecimiento cutáneo y pueden provocar cáncer de piel.

 

Efectos de las radiaciones solares sobre la piel

Los efectos fisiológicos del sol son complejos, la penetración de las radiaciones actínicas a través de la piel varia según la longitud de onda.

La luz solar nos proporciona efectos fisiológicos positivos:

Estimula la síntesis de vitamina D (la cual previene el raquitismo y la osteoporosis).

Favorece la circulación sanguínea.

Actúa en el tratamiento de algunas dermatosis.

Incluso en algunos casos estimula la síntesis de los neurotransmisores cerebrales responsables del estado anímico.

Si bien existen estos beneficios, actualmente hay que considerar los inconvenientes que tiene una exposición excesiva al sol sin protección.

Efectos secundarios o perjudiciales del sol

Aunque el color de la piel bronceada se asimila a la buena salud, el sol puede provocar trastornos, de tipo visibles y / o invisibles.

Consecuencias visibles

Después de una exposición solar, las quemaduras son los efectos más evidentes, pero hay otros.

Personas que han abusado del sol pueden experimentar, con el tiempo, manchas en la piel, arrugas y cataratas, y a la larga cáncer cutáneo o tumoraciones superficiales.

Los efectos nocivos que se pueden obtener son tales como:

Eritema solar calórico: es producido por los rayos infrarrojos, aparece en el mismo momento de la insolación, el individuo transpira, al rato su piel adquiere color rojo oscuro y se siente acalorado, se puede presentar un día de temperatura elevada. A medida que pasa el tiempo la congestión desaparece sin mayores consecuencias.

Eritema solar actínico: es producido por la acción de los rayos ultravioleta del espectro solar. No se presenta de inmediato como el calórico, sino después de varias horas de exposición solar y alcanza su desarrollo completo entre las 12 y las 14 horas siguientes. El individuo adquiere un color rojo escarlata vivo, acompañado por sensaciones como prurito, ardor, dolor, etc, pudiendo presentarse malestar general, como cefalea, fiebre, nauseas, etc.

Radio lucitis, se debe a la exposición reiterada a las radiaciones de longitud de onda corta. Entre ellas se distinguen el xerodermoide pigmentoso (sensibilidad anormal a la luz, se observan lesiones cutáneas en los primeros años de vida similares a la de los ancianos). Otra afección es la piel de marinos y campesinos (exposición constante a la luz solar y a la intemperie), que se caracteriza por arrugas, manchas pigmentarias, hiperqueratosis, epiteliomas o tumores cutáneos.

Urticaria solar: lesión del tipo habonosa1 que se presenta minutos después de la exposición solar, sobre las regiones expuestas.

Queilitis actínica, se presenta en determinados individuos, y consiste en una inflamación aguda del vermillion 2 con edema y prurito, por exposición masiva a los rayos solares. Los labios adquieren una apariencia atrófica, se ven pálidos y secos, y la piel se descama, se presentan grietas y se vuelven frágiles y fácilmente traumatizables. Puede traer como consecuencia cáncer de labio.

Erupción polimorfa a la luz: es una reacción cutánea específica, con frecuencia popular o en forma de placas, que se presenta en forma diferente en algunas personas.

Fotosensibilidad: es la propiedad de determinados compuestos químicos, medicamentos o cosméticos de producir al ser ingeridos o aplicados localmente, una reacción cutánea a la luz, que puede ir desde el simple eritema hasta la degeneración cancerígena. Estas reacciones pueden ser fotoalérgicas o fototóxicas.

Secuelas de anormalidades de tipo estético como manchas, pecas y arrugas.

Telangiectasias: corresponde a la dilatación persistente de pequeños vasos de la dermis, los cuales se hacen visibles bajo la forma de trayectos lineales rojos, dispuestos en forma de puntos, redes o mantos.

Engrosamiento de la piel por hiperqueratosis difusa, en la cual la capa córnea aumenta varias veces su altura normal, sin existir una inflamación dérmica previa.

Resecamiento y / o aclaración del color del cabello, se pierde el brillo, comienza a fracturarse y en muchos casos a caerse.

Herpes labial, sucede en algunas personas luego de la exposición solar.

1- Habón: Es una pápula eritematosa, pruriginosa y evanescente que permanece menos de 24 horas en la misma localización

y desaparece sin dejar lesión residual.

2- Vermillon: área externa de color entre rosado y rojo de los labios superior e inferior, que se extiende desde la unión de los labios con la piel facial que los rodea en el exterior hasta la mucosa labial del interior de la boca.

Consecuencias invisibles

A largo plazo, los rayos UV-B son absorbidos por el ADN y causan alteraciones en el Genoma. Los rayos UV-A también se absorben y se transforman en radicales libres, que alteran el material genético y saturan los sistemas defensivos de la piel. Cuando las exposiciones solares son excesivas y los protectores están desbordados, las células anormales proliferan y acostumbran a formar carcinomas o melanoma.

Las personas de piel clara tienen más riesgo de sufrir cáncer de piel por la ausencia relativa de pigmentación de la piel. Según distintos estudios clínicos, utilizar un fotoprotector 15 durante los primeros 18 años de vida puede reducir hasta un 78% el riesgo de cáncer cutáneo.

Son productos de uso externo que contienen sustancias físicas y/o químicas que actúan como barrera protectora de la piel a las radiaciones solares. Constituyen una defensa de primera línea, siempre que reúnan condiciones necesarias de eficacia, seguridad y calidad.

Estos productos son clasificados según el Factor de Protección Solar (FPS), que identifica la protección que ofrece contra los rayos UV, acorde al tipo de piel.

La resistencia al agua consiste en la propiedad de conservar la fotoprotección después de una inmersión.

Si resiste 40 minutos, se denomina "water resistant", y si conserva su actividad luego de 80 minutos "water proof". Las emulsiones muy acuosas, geles y lociones permanecen poco tiempo en la piel; las emulsiones oleosas, aceites y bases siliconadas lo hacen por más tiempo. Los preparados con "poliacrilamida" tienen una alta adherencia a la piel y por lo tanto resistencia a ser removidos.

El listado de protectores solares permitidos se encuentra disponible en la sección del CIMF, en la página web del Colegio de Farmacéuticos de la Provincia de Buenos Aires.

¿Qué es el FPS (Factor de Protección Solar)?

El FPS es pues un índice que nos indica el tiempo que podemos exponernos al sol sin riesgo de quemaduras. Cuanto más alto es el FPS, más alta es la protección de los rayos solares.

Cada persona tiene que saber su especial sensibilidad a la exposición solar y saber el tiempo que se puede exponer al sol sin riesgo de quemaduras.

Según la Disposición ANMAT 6830/2000, los productos para protección solar se encuadran, a modo de orientación, de la siguiente manera:

Fototipo I o extremadamente sensible-Personas de piel muy pálida, generalmente pelirrojos, con una piel que casi siempre se quema, apenas se broncea y que suelen sufrir reacciones  fotoalérgicas al exponerse de forma prolongada a la luz solar directa.

Fototipo II o muy sensible.-Personas de piel blanca, sensible y delicada, en general de cabellos rubios o claros. Al igual que las de fototipo I, apenas se broncean, con reacciones fotoalérgicas en caso de exposición prolongada al sol.

Fototipo III o sensible.-Es el más común, correspondiendo a personas con cabellos castaños y pieles intermedias, que enrojecen primero y se broncean después de su exposición al sol.

Fototipo IV o poco sensible.-Pertenece a las personas de cabellos morenos o negros, de pieles oscuras que se broncean con rapidez al exponerse al sol directo.

Tipos de protectores solares

Según su mecanismo de acción pueden mencionarse los siguientes tipos:

- Bloqueadores físicos: reflejan o diseminan las radiaciones UV. (dióxido de titanio, óxido de zinc, silicatos, talco, etc). Son escasamente usados porque la piel adquiere aspecto de mascarilla.

- Absorbentes químicos, absorben las radiaciones UV-A y UV-B, inactivándolas o haciéndolas inócuas. (octal dimetil PABA, octal salicilato, mentil antranilato, oxibenzonas, etc.).

Según su acción fundamental, los protectores solares (también llamados filtros solares o antisolares) se dividen en:

- Bronceadores: con los cuales se imparte una pigmentación con un mínimo de quemadura o eritema. Contienen agentes capaces de filtrar las radiaciones UV-B (290-320 nm) que son de acción eritematógena y permitir el paso de las radiaciones UV-A (320-400 nm), que son las de acción bronceadora.

- Pantallas solares, las cuales comprenden preparaciones que bloquean completamente las radiaciones del espectro solar, sin producir eritema ni bronceado. Contienen agentes filtrantes de las radiaciones UV-B y UV-A. En estas preparaciones es conveniente el añadido de bloqueadores físicos, que reflejen las radiaciones solares.

Calcular el factor de protección

El Factor de Protección Solar (FPS) en todos los protectores solares es un promedio basado en la cantidad de rayos UV-B (no UV-A) requeridos para que el protector pueda cubrir la piel. Es decir, si una persona se quema en 10 minutos y quiere permanecer por 200 minutos al sol, debería usar un FPS de 20 (la fórmula es FPS 20 por cantidad de minutos: 10 = 200 minutos bajo el sol).

La protección podría clasificarse del siguiente modo:

Mínima: FPS de 2 a 11

Moderada: FPS de 12 a 29

Alta: FPS de más de 30 (cuidado con aquellos que dicen ser mayores a 30, pues la diferencia real en cuanto a protección suele ser insignificante).

Niveles de FPS según la edad

De acuerdo con las edades, se debe aplicar un mayor o menor nivel de FPS, además de otros factores:

- Bebés o niños pequeños: deberían estar bien cubiertos con ropa, anteojos de sol y sombreros como una primera línea de defensa contra las quemaduras solares. Las protecciones solares no deberían ser utilizadas en bebés menores de seis meses, sin consultar a un médico. Deben usarse solamente en caso de necesidad en niños más grandes, ya que los efectos a largo plazo de los productos químicos usados en los protectores aún se desconocen.

- Chicos más grandes y adultos: Con utilizar factor 15 o mayor ya es beneficioso. Algunos expertos recomiendan que la mayoría de la gente debe utilizar FPS 30 en la cara y 15 en el cuerpo. Los adultos que se queman fácilmente en vez de broncearse y cualquier persona con factores de riesgo para cáncer de la piel deben utilizar por lo menos FPS 30.

Presentaciones de los protectores solares

Un protector solar contiene uno o varios filtros UV incorporados a vehículos adecuados. Tanto los filtros como los vehículos determinan el valor y el efecto del medicamento protector.

La efectividad es el resultado de:

Los filtros UV, clase y cantidad

Los vehículos empleados

El espesor de la capa aplicada sobre la piel

El tiempo de acción

La sensibilidad individual

La mayoría de las presentaciones toman como base las costumbres de los consumidores y los tipos de piel. Las cremas se emplean generalmente para la cara, y la leche, las lociones o los aceites para el cuerpo. Los aceites tienen sólo un FPS comparativamente bajo (2-3). Sus principales inconvenientes con la pegajosidad y el brillo graso. Sus ventajas consisten en su resistencia al agua, sus buenas condiciones para distribuirse y su independencia del tipo de piel. Son muy interesantes para personas de piel sensible, habituadas al sol o ya bronceadas.

Las emulsiones Ag/AC engrasan y rechazan el agua. Protegen contra el calor y son adecuadas para pieles secas. Las emulsiones Ac/Ag dan en muchos casos factores más altos que las Ag/Ac. Los protectores solares de extremada eficacia resultan de combinar filtros hidrosolubles y liposolubles en emulsiones Ac/Ag con una proporción acuosa elevada.

El envase debe ser manejable, independientemente de sus atractivos desde el punto de vista de la publicidad. Tiene mucha importancia por su efecto Psicológico el perfume. Aparte del frescor, debe despertar la asociación con las vacaciones, el tiempo libre y el esparcimiento.

Cuándo utilizarlos y cuánto aplicarse

Los protectores solares deberían ser aplicados de la siguiente manera:

1. Los adultos deben incluir el protector en su régimen diario de cuidado de la piel, incluso si van a estar al aire libre por un tiempo corto.

2. Aplique inicialmente 30 minutos antes de salir al aire libre para mejores resultados. (Esto da un plazo para que la pantalla sea bien absorbida. Luego aplique nuevamente cada 15 a 30 minutos mientras esté al aire libre)

3. Aplíquese cada vez que haga ejercicio o vaya a nadar (elija un fórmula resistente al agua, incluso si las actividades no incluyen la natación. Las resistentes al agua, soportan hasta 40 minutos en el agua)

4. Aplíquese una buena cantidad (unos 30 ml) en todas las áreas más expuestas, incluyendo las orejas y pies.

5. Los repelentes de insectos reducen los efectos de los factores de protección. Utilice un FPS más alto y frecuentemente cuando use el repelente junto con el protector.

Bronceadores sin sol

Son cosméticos destinados a producir un color similar al bronceado solar, pero sin la exposición.

Están constituidos por una sustancia, la dihidroxiacetona, que se une a los aminoácidos de la queratina y forman complejos coloreados que varían de marrón, amarillo a pardo.

No aseguran protección solar ni aumentan el riesgo de padecer cancer. Aún así hay que aplicarlos con cuidado si se quieren evitar irregularidades en la pigmentación.

Aceleradores de Bronceado

Son derivados de la tirosina, aminoácido precursor de la melanina. Recordar que la síntesis de melanina solo se produce si está presente la tirosinasa.

Existen los llamados tonalizadores de acción directa: solución de iodo, permanganato, juglona proveniente de nuez, lawsona (conocido como henna), tintura de azafrán, clorofila, taninos.

Productos para después del sol

Estos productos son cosméticos que tienen diversos principios activos, que actúan conjuntamente con la finalidad de calmar la quemazón cutánea y paliar y/o corregir las anomalías originadas por la agresión solar. Los efectos que buscan son: hidratar, refrescar, evitar la inflamación, cicatrizar y regenerar la piel.

Suplemento dietario

El betacaroteno se encuentra en las verduras de color rojo o naranja. Los carotenoides son sustancias similares al betacaroteno, aprobadas como colorantes para los alimentos. Al ingerir ciertas cantidades de este compuesto, que se va depositando gradualmente sobre la piel, ésta toma una cierta coloración o tono que puede ir desde el amarillo hasta el café, según el tipo de piel que se tiene. Un consumo elevado de cartenoides puede ser sumamente perjudicial para la salud y para la vista. La cataxantina se utiliza como "bronceador químico", dado que se deposita en la piel y permite obtener un tono dorado sin necesidad de sol. Ahora bien, a las dosis elevadas utilizadas (algunos fabricantes recomiendan más de 100 miligramos al día, y algunas consumidoras toman incluso más), está comprobado que la cataxantina se deposita tanto en las células de la piel como en otras partes del cuerpo como pueden ser: la córnea, el hígado, la médula ósea, etc. El uso diario de estos compuestos puede provocar:

· Lesiones en los ojos.

· Problemas de visión.

· Anemia aplástica (deficiencia de la médula).

· Hepatitis.

· Urticaria.

· Problemas dermatológicos.

Dado que en su utilización como bronceador aparecieron en los usuarios problemas de salud asociados con la deposición del pigmento en la retina, la FDA limitó su utilización, tanto en alimentos para uso humano como en piensos con efecto "colorante". Para humanos la dosis fijada actualmente es de 0,03 mg/kg de peso, pero no fue aprobada como agente para broncear la piel. En Internet se venden actualmente "suplementos bronceadores" con dosis de cataxantina que superan con mucho el límite de seguridad, y que pueden resultar peligrosos.

Otro componente utilizado en suplementos dietarios para otorgar color bronceado a la piel sin mucha exposición, es el polvo de urucum (árbol o arbusto perenne oriundo de Brasil), por el alto contenido de carotenos, entre los que se destaca la bixina, aprobado como colorante para alimentos. Los resultados son menores y mas lentos que los obenidos con cataxantinas, aunque menos peligrosos y sin tinción en la palma de las manos.

Colegio de Farmacéuticos de la Provincia de Buenos Aires 11

Protección Solar: lo que hay que saber

http://c?u.com.ar/pdf/ManualEducativo.pdf

EL USO DEL PROTECTOR SOLAR ES MUY IMPORTANTE POR ESO, RECUERDE:

No se exponga al sol entre las 10 y 16 horas. Como medida práctica, siéntase seguro cuando su sombra es mayor que la altura de su cuerpo.

En la nieve, el agua y en la arena los rayos solares se reflejan, por lo que es imprescindible contar con la protección adecuada.

Use protector solar con un FPS 15, como mínimo.

Utilícelo incluso los días nublados.

Aplíquelo en la piel 30 minutos antes de exponerse al sol.

No olvide colocarse protector solar en las partes sensibles como: partes calvas de la cabeza, orejas, cuello, nariz, empeines de los pies y manos.

Use protector labial.

Utilice un sombrero que proteja no sólo la cabeza, ropa y anteojos sino también las orejas.

Independientemente del lugar de residencia, todos necesitamos protegernos del sol, y en especial aquellas personas que por su trabajo estén más expuestas a él.

Los métodos artificiales para el bronceado pueden ser peligrosos, ya que emiten radiación UV de iguales características que los rayos solares. Por lo tanto, extreme los cuidados.

Determinados medicamentos pueden provocar reacciones a la exposición solar.

 

Soles artificiales

La luz UV emitida por las lámparas UVA causa quemaduras y envejecimiento prematuro y potencia el riesgo de desarrollar cáncer cutáneo. El deseo de conseguir un bronceado rápido y las exposiciones a este tipo de sistemas de bronceado, potencian los efectos negativos de los rayos UVA.

El Ministerio de Salud de la Nación, a través del Instituto Nacional del Cáncer (INC), la Sociedad Argentina de Dermatología y la Asociación Argentina de Dermatología, desalentaron el uso de las camas solares a la población en general y, particularmente a los menores de 35 años, ya que a partir de evidencia científica existente se puede aseverar que las mismas aumentan el riesgo de padecer cáncer de piel. Recomendaciones del Ministerio de Salud de la Nación haga clic aquí.

 

Bibliografía

- Castro de Castro, Astrid. Protectores Solares. Técnicas y Fundamentos para su formulación. Facultad

de Farmacia. Universidad Central de Venezuela. Caracas. Venezuela 1986.

- Egbert Charlet. Cosmética para farmacéuticos. Editorial Acribia SA. Zaragoza, España. 1996

- Gotlib, Natan. Dermatoestética. 1º Edición, Buenos Aires 2005

- Viglioglia, P y Rubin, J. Cosmiatria. Fundamentos Científicos y Técnicos. 3° Ed. Ediciones de Cosmiatria. Argentina .196-86.

- Wilkinson, J.B.; Moore, R.J. Cosmetología de Harry. Ediciones Diaz de Santos SA. España. 1990.

Envia tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento


2008 - 2016 © www.eldiariodetandil.com | Todos los derechos reservados