Notas de Opinión

Tucumán: CFK y la descomposición del kirchnerismo

12/12/2017

En la votación en el Senado de los proyecto de reforma previsional y de responsabilidad fiscal , que el gobierno nacional previamente pactó con los gobernadores y el triunvirato de la CGT, tanto el senador justicialista José Alperovich (ex gobernador de la provincia) como la senadora Beatriz Mirkin, afín al kirchnerismo, votaron a favor del proyecto macrista.

por
Daniel Blanco

CFK, que hizo silencio de radio al respecto, había arribado el domingo 19 a la provincia, invitada por la esposa de Alperovich, Betty Rojkés, para que cerrara un Encuentro de Mujeres peronistas del Norte Grande el día siguiente, donde hizo una larga diatriba contra las reformas que Mirkin, presente en ese encuentro, terminó votando (y que también convalidó la gobernadora santacruceña Alicia Kirchner, que firmó el pacto fiscal).

Al invitar a Cristina a la provincia, la jugada de la ex senadora nacional Betty Rojkés, quien preside el PJ provincial y a la vez lidera la "Red solidaria de mujeres", un aparato punteril que le sirvió en épocas electorales, fue precisamente instalarse como una referente K y crear un hecho consumado frente a su esposo, el propio Alperovich, actual senador nacional del FPV, quien desde que estallaron los escándalos por corrupción, en especial el de José López, fue tomando distancia hasta declarar que no era kirchnerista. La hija de Alperovich, Sara, es una referente K en la provincia.

CFK fue ninguneada en su visita por el gobierno provincial a pesar que el actual gobernador, Juan Manzur, fue su ministro de salud durante varios años. Lo mismo ocurrió con la mayoría de la dirigencia del PJ. El domingo a la noche CFK cenó en el domicilio de Alperovich pero no se publicó ninguna foto.

Así como CFK hizo un silencio de radio frente a la votación de Mirkin, Manzur y el vicegobernador Osvaldo Jaldo saludaron alborozados la aprobación de las reformas antiobreras, sosteniendo que así se defendía a la nación y a la provincia.

Queda claro que la lucha contra el plan de guerra del gobierno y los gobernadores contra el pueblo trabajador y los jubilados no se puede llevar adelante con una política de conciliación con los ajustadores. La militancia honesta K está obligada a tomar otro rumbo si no quiere ser llevada a la impotencia y la desmoralización.

Es necesaria una lucha de fondo contra el ajuste en curso y el régimen político ajustador por medio de la acción de lucha independiente de los trabajadores y las masas empobrecidas de la ciudad y el campo.

Daniel Blanco - Dirigente del Partido Obrero (PO) en Tucumán. Ex Convencional Constituyente. Precandidato a gobernador. 

Envia tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento


2008 - 2016 © www.eldiariodetandil.com | Todos los derechos reservados