TRÁNSITO

Ballent, sobre el giro a la izquierda: "Hay que instalar el tema y tomar una decisión"

12/10/2017

Gustavo Ballent, concejal por el Frente Renovador, brindó algunos detalles del proyecto de ordenanza presentado en el Concejo Deliberante para que se prohíba el giro a la izquierda en avenidas o calle de doble mano.

El concejal explicó que "lo que hemos presentado es un proyecto que trata la prohibición de giro en las avenidas o arterias de doble vía que no están señalizadas. Esto tiene que ver con dar seguridad jurídica porque hay dos posturas sobre la interpretación de la Ley Nacional. Algunos creen que en vías semaforizadas se las debe tomar como tal aunque en algunas intersecciones no haya indicadores; y otros creen que en las esquinas que no hay semáforos ni carteles se debe aplicar la no prohibición".  Ballent afirmó que "con esta doble interpretación se generan accidentes y entorpecimientos de tránsito en la vía más ligera". 

Gustavo Ballent contó que "un fallo de la Cámara Contencioso Administrativa de Mar del Plata, que trató un tema relacionado con este tipo de maniobra y tiene esta ordenanza, dijo que el Municipio tenía competencia para legislar de manera complementaria, que podía hacer esta prohibición, pero que tenía señalizarla porque se trata de una norma de tránsito y debe ser absolutamente clara". 

Por eso, llegaron a la conclusión de que "Tandil debería tener esa norma y señalizar la prohibición claramente. Al haber dos posturas, nos encontramos con este problema, y si el Municipio tiene un criterio lo tiene que normar expresamente". 

El concejal dijo que "el Municipio ha colocado carteles con la prohibición en ciertos lugares, por lo tanto no veo la razón por la cual no los coloca en otras avenidas, porque ahí se da a entender que está permitido". 

Aclaró que "para los que piensan que esto es inconstitucional, están totalmente equivocados. El fallo nos está dando la pauta de que el Municipio puede regular aquellas cosas que no lo están". 

Por último, dijo que "el proyecto entró recién esta semana, no tengo clara la recepción que le han dado, pero sé que los medios le dieron trascendencia y se está difundiendo. Veremos como sigue avanzando, pero nuestra idea es instalar el tema para debatirlo y tomar una decisión". 

EL PROYECTO

VISTO:

La real problemática de tránsito existente en las avenidas de nuestra ciudad, atento que los giros de vehículos hacia la izquierda en intersecciones sin semáforos ni señalización son una constante, y las situaciones de riesgo se multiplican a diario en Avenidas Santamarina, Avellaneda, Aristóbulo del Valle, Presidente Perón (Ex - Rivadavia), Buzón, u otras arterias de doble vía. Por otra parte no hay en la actualidad un criterio uniforme en cuanto a la interpretación y aplicación de la ley de tránsito vigente en lo atinente a la prohibición o no de la maniobra.- 

Generando en no pocas oportunidades graves accidentes cuyos protagonistas sufren desde lesiones y hasta pérdidas de sus vidas en algunos casos. Amén de la inseguridad jurídica que ello implica.-

CONSIDERANDO:

Que hay en danza dos interpretaciones acerca del art 44 inc. f de la Ley Nacional de Tránsito en lo referente a la cuestión de si está permitido o no girar a la izquierda en las avenidas y arterias de doble vía sin semaforizar y sin señal que fije prohibición expresa.-

Que una posición acoge la prohibición y la restante es a favor de permitir la maniobra, surgiendo ello en razón que no es clara la norma cuando establece que "en vías de doble mano no se debe girar a la izquierda salvo señal que lo permita", aunque este punto es parte del artículo titulado "vías semaforizadas". Lo que tampoco se  resuelve en la legislación de provincia al respecto de la temática en tratamiento.- 

Que de permitir los giros a la izquierda en intersecciones de doble vía sin semaforizar y sin señal reglamentaria de prohibición, se presentan problemas varios. En primer lugar se dan para el tránsito que viene atrás del vehículo que se dispone a doblar. Es que el carril izquierdo -aunque muchos no lo respeten- es la vía rápida en toda avenida y cuando un auto o una moto frena para realizar la maniobra, obliga a quienes vienen en velocidad a frenar en general bruscamente obstaculizando peligrosamente el tránsito en ese carril ligero. Además de entorpecer el tránsito, genera el riesgo de choques de atrás y en cadena.-

Que en segundo lugar, el riesgo se da en el momento del cruce con quienes vienen por el carril contrario. En este sentido, los choques frontales y laterales producidos en los giros, son de los más graves que se registran en el tránsito urbano. Para evitarlos, se suelen emplazar rotondas o semáforos.-

Que otro riesgo que se produce a partir del giro a la izquierda, es el encuentro con los autos que circulan por la vía a la que el primer vehículo se va a incorporar, dado que al hacerlo con celeridad entre el hueco que se genera en el carril a contramano y la presión que ejerce quienes vienen detrás, muchos conductores suelen no advertir que otros autos están circulando por la vía a la que se pretende doblar.-

Que por último, como siempre, quienes más expuestos quedan a estas maniobras son los peatones Cuando un vehículo dobla en velocidad, se observa generalmente que los conductores no respetan la prioridad del peatón en todas las esquinas de calles, siempre que no haya semáforos.- 

Que por otro lado en gran parte del mundo por lo general se prohíbe girar a la izquierda en avenidas de doble mano. En la Argentina, como se mencionó más arriba la norma se presta a la confusión.-

Que la permisividad o no de poder doblar a la izquierda en las arterias de doble vía que no tengan semáforo, deviene en un gris legal que da lugar a las mentadas posturas. Es imperioso evitar tales discrepancias, legislando adecuadamente sobre la prohibición. Con la colocación de  un cartel que así lo señalice. Toda vez que al no contar con esta señalización en muchas de las esquinas que no están administradas por un semáforo, se presta a confusión sobre la posibilidad de realizar o no esta maniobra, por más que la Autoridad de Tránsito del Municipio de Tandil mantenga una postura prohibitiva, como lo ha hecho saber el actual Director de Tránsito en medios gráficos locales.-

Que con el objeto de dar mayor certeza y precisión al asunto en debate, es dable destacar un Fallo Judicial emanado de la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo de la ciudad de Mar del Plata. Por la simple y sencilla razón que es el órgano de Alzada del Juzgado en lo Contencioso Administrativo del Depto. Judicial de Azul con competencia en nuestra ciudad.- 

Que a modo de fundamentos se transcribe dicho Fallo: 

En la ciudad de Mar del Plata, a los 14 días del mes de julio del año dos mil quince, reunida la Cámara de Apelación en lo Contencioso Administrativo con asiento en dicha ciudad, en Acuerdo Ordinario, para pronunciar sentencia en la causa C- 5510-MP0 "VIGLINO VIVIANA s. APELACION LEY DE TRANSITO (Causa N° 2878)", con arreglo al sorteo de ley cuyo orden de votación resulta: señores Jueces doctores Riccitelli y Mora, y considerando los siguientes:

ANTECEDENTES

I. El titular del Juzgado en lo Correccional N° 5 del Depto. Judicial Mar del Plata, con fecha 15-09-2014 hizo lugar al recurso de apelación interpuesto por la recurrente y en consecuencia, dejó sin efecto la sanción de multa que se le impusiera a la sancionada en sede administrativa, por no encuadrar la conducta reprochada en el art. 44 -inc. 2°, ap. "f"- de la Ley 24.449 y por resultar inconstitucional los arts. 1° y 2° de la Ordenanza N° 20.950 (cfr. arts. 24 -inc. 3°-, 99, 104, 105, 106, 107 y ccdtes. del C.P.P.) [cfr. fs. 12/16 vta.].

II. Declarada por esta Cámara la admisibilidad formal del embate intentado por la Comuna [cfr. fs. 43/51 vta.] y, puestos los Autos al Acuerdo para Sentencia -pronunciamiento que se encuentra firme- [cfr. fs. 51 vta., ap. 2° in fine], corresponde plantear la siguiente:

CUESTION

¿Es fundado el recurso intentado?

A la cuestión planteada, el señor Juez doctor Riccitelli

dijo:

I. El sentenciante para decidir como lo hizo, en lo que aquí importa reseñar, concluyó que la ley provincial de tránsito resulta aplicable en el ámbito municipal y que, en relación al régimen sancionatorio -comprensivo de la creación de contravenciones de tránsito, previsión de penas y procedimiento de juzgamiento-, las comunas carecen de la facultad de dictar normas. Interpretó que la Constitución provincial no prevé cláusula alguna que atribuya a los municipios la facultad de reglar el tránsito y que, la Ley provincial 13.927 -que adhiere a las Leyes Nacionales 24.449 y 26.363- no contiene referencias -explícitas o implícitas- que habiliten o permitan a las Comunas de la Provincia dictar normas complementarias de la legislación provincial de tránsito (arts. 121 C.N.; 1 y 103 -inc. 13- de la C.P.B.A.).

Agrega que resulta inaceptable una doble vertiente normativa en torno al tránsito -de un lado la ley provincial y de otro las ordenanzas municipales dictadas por cada comuna-.

Entendió que la Ordenanza N° 20.950 no encuentra fundamento en el art. 2 de la Ley 24.449 en tanto la autoridad competente a la que se refiere tal norma -en aquellos supuestos en que las facultades reglamentarias del tránsito no han sido delegadas a los municipios- es la propia provincia.-

Agrega que la citada ordenanza no satisface los presupuestos de validez estipulados en los párrafos tercero y cuarto y que tampoco cumple la condición de legitimidad del quinto párrafo del mencionado art. 2 de la Ley 24.449.

Refirió que la Provincia mediante la adhesión a la normativa de tránsito federal procuró garantizar la seguridad jurídica de los habitantes que transitan con sus vehículos por todo el territorio provincial, estableciendo un único ordenamiento jurídico aplicable en todos los municipios - tendiente a preservar la uniformidad normativa-. Tolerar que cada municipio dicte sus propios reglamentos de tránsito - continuó el sentenciante- conspira contra dichos objetivos y desconoce la Ley provincial N° 13.927, además de no encontrar

basamento jurídico en la Constitución Nacional, en la Carta local ni en la Ley Orgánica de las Municipalidades.

2. La Comuna fundamentó su crítica a fs. 26/32 vta.

Postula que la conducta reprochada a la sancionada se encuentra tipificada en la Ordenanza N° 20.950 y que su

dictado encuentra sustento en lo normado por el art. 2 de la

Ley 24.449.

Crítica -entonces- la afirmación del sentenciante en cuanto a que la citada Ordenanza no encuadraría dentro de los supuestos del mentado art. 2°. Refiere -en tal sentido- que la norma comunal: i) fue dictada por delegación expresa y autorizada por la Ley nacional; ii) no quebranta el espíritu de la citada Ley, no viola su unicidad, ni desconoce o altera

la seguridad jurídica del ciudadano; iii) es razonable su contenido; y iv) no vulnera la seguridad jurídica del ciudadano el hecho que el infractor tenga domicilio en otra jurisdicción.-

Arguye que la mentada Ordenanza fue sancionada -según la autorización legislativa conferida por la Ley 24.449- en virtud de específicas circunstancias locales, consistentes en la peligrosidad de la conducta descripta en una ciudad con altos índices de accidentes.-

Con todo, pretende la revocación del pronunciamiento dictado en el grado y la confirmación de la sanción impuesta en sede administrativa.-

II. El recurso no prospera.

1. En la forma que ha quedado fijada la postura de la parte demandada en su memorial y lo expuesto por el sentenciante en su fallo, en el presente caso debe determinarse, de un lado, la normativa de tránsito llamada a regir en el ámbito de la Municipalidad de General Pueyrredón; del otro, si la sanción de la Ordenanza Comunal N° 20.950 encuentra anclaje en el plexo normativo federal -adherido por la normativa provincial- atinente a la cuestión suscitada y finalmente, de imponerse la respuesta afirmativa al último interrogante, si medió regular y válida aplicación de tal régimen local al caso.-

Como quedará patentizado a continuación, para brindar respuesta a los tópicos precedentemente individualizados no resulta necesario expedirse acerca del alcance de la autonomía de los municipios integrantes de la Provincia de Buenos Aires para dictar normativa -en la materia aquí comprometida- ni acerca de la constitucionalidad -o no- de la Ordenanza aplicada al caso.-

2. Vale recordar que en materia de tránsito, el art. 2 de la Ley Nacional N° 24.449 -modif. por el art. 20 de la Ley 26.363-, prevé que "? son autoridades de aplicación y comprobación de las normas contenidas en esta ley los organismos nacionales, provinciales, municipales y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que determinen las respectivas jurisdicciones que adhieran a ésta?" y que "? podrá dictar (?) normas exclusivas, siempre que sean accesorias a las de esta ley y se refieran al tránsito y estacionamiento urbano, al ordenamiento de la circulación de vehículos de transporte, de tracción a sangre y a otros aspectos fijados legalmente?".-

Tal precepto condiciona el alcance de la competencia reconocida a las autoridades de aplicación fijando que "? cualquier disposición enmarcada en el párrafo precedente, no debe alterar el espíritu de esta ley, preservando su unicidad

y garantizando la seguridad jurídica del ciudadano. A tal fin, estas normas sobre uso de la vía pública deben estar claramente enunciadas en el lugar de su imperio, como requisito para su validez?".-

El marco legal federal transcripto ha sido incorporado al ordenamiento normativo local mediante Ordenanza N° 21.087 - promulgada el día 14-11-2012- que dispuso la adhesión de "? la Municipalidad del Partido de General Pueyrredón a la Ley Nacional Nº 26.363, en el marco de su artículo 38º?" (cfr.

art. 1°). Sentado lo anterior, huelga señalar que por Ordenanza N° 20.950 -modificando el artículo 10 de la Ordenanza Nº 4049- se estipula que "? queda prohibido girar a la izquierda para salir de una avenida de doble sentido de circulación, a excepción de las intersecciones que estén dotadas de semáforo con habilitación lumínica de giro u otro dispositivo de seguridad aprobado por el Departamento de Ingeniería de Tránsito?" (cfr. art. 1°).- 

Hasta aquí el marco legal llamado a regir la cuestión debatida, el que a tenor de su texto brinda parcial razón al

Municipio apelante en su crítica al fallo de grado, por cuanto no puede predicarse -sin más y como lo hace el juez de grado que los municipios en materia de tránsito resulten incompetentes para consagrar figuras contravencionales y fijar penas.-

3. Poniendo foco en el cuadro legal reseñado y partiendo de la precedente conclusión, cabe preguntarse seguidamente si en el caso examinado el Municipio local ha actuado en el marco

jurídico habilitado.-

Como se anticipó (cfr. ap. "II.2."), la normativa federal a la que adhirió expresamente el Municipio aquí demandado confiere autorización a las autoridades locales de aplicación

para dictar "normas exclusivas" en materia de tránsito (art. 2 de la Ley 24.449 -modif. por la Ley 26.363-) cuyos válidos

contenido, alcance y aplicación dependen del celoso cumplimiento de las condiciones frente a las cuales el Congreso Nacional habilitó la prerrogativa legisferante municipal en la materia, a saber:

(i) las conductas regladas, así como la definición del tipo infraccional deben resultar accesorias en relación con lo contemplado en el régimen federal adherido, sin alterar o contravenir su espíritu ni atentar contra su unicidad; (ii) se debe garantizar la seguridad jurídica de quien transite en la jurisdicción local, para lo cual es mandatorio que las normas concernientes al uso de la vía pública se enuncien claramente, a modo de requisito de validez, en el lugar de su imperio.-

En suma, lo dirimente en el presente litigio pasa por verificar no ya por la competencia de la Municipalidad de General Pueyrredón para fijar por Ordenanza reglas de tránsito particularizadas en atención a las circunstancias y necesidades del tránsito local, sino más bien si dicho Municipio se ha ajustado a los recaudos fijados por la normativa federal a la que adhiriera y de la cual se desprende su habilitación para regular en forma específica.-

Respetado el principio de economía y eficacia procesal responderé al interrogante centrando el análisis en el segundo de los requisitos impuestos por el art. 2 de la Ley 24.449, t.o. Ley 26.363, en tanto es la propia sancionada quien, en su remedio de revisión judicial obrante a fs. 10, pone indirectamente en tela de juicio del resguardo de la seguridad jurídica en el caso, al remarcar que "no habiendo ninguna señal que indicara que estaba prohibido" girar a la izquierda en la intersección en la que se le labrara el acta de infracción, entonces ella bien pudo entender que su conducta circulatoria estaba habilitada de igual manera que lo estaba en el Municipio de su residencia, a saber, Hurlingham.-

En la faena encarada, advierto que no consta en la causa, ni se dejó asentado expresamente en el acta de infracción labrada [la cual, por cierto, ni siquiera se refiere a la Ordenanza municipal en discusión, cfr. fs. 2], que en la intersección que se comprobó la presunta falta, la Comuna hubiera cumplido con su obligación legal de enunciar claramente [mediante la señalización pertinente y visible] la

norma local que restringe o delimita una conducta a priori no

prohibida con tal alcance por la ley federal. Observo que el pronunciamiento de grado es contundente en este punto: no existiendo semáforo en la encrucijada de Paso y Salta de la ciudad de Mar del Plata, ni tampoco señal que lo prohíba, no había impedimento para girar a la izquierda [cfr. fs. 13, cuarto párrafo]. Para más, las fotos acompañadas oportunamente por la sancionada [fs. 3/5], no desconocidas por la Municipalidad apelante, son elocuentes sobre la ausencia de toda indicación sobre prohibiciones vigentes en torno al giro a la izquierda en intersección -no semaforizada- de avenida.-

Vale recordar, como lo ha sostenido el Máximo Tribunal provincial en la causa B. 64.118 "Fiscal de Estado" (sent. de

11-05-2011), que el principio de seguridad jurídica equivale a poder tener certeza sobre el ordenamiento jurídico aplicable y la forma de protección de los intereses tutelados, amén de apuntalarse en el contenido del principio de legalidad que debe permitir al ciudadano prever en grado razonable la certeza de las consecuencias que pueden derivarse de sus actos a la luz de la regulación vigente en el momento en el cual se toman. Este criterio que deviene del propio Estado de derecho, es aceptado por distintas Cortes constitucionales y por el propio Tribunal Europeo de Derechos Humanos que ha entendido que el requisito de legalidad debe interpretarse en el sentido de que la persona pueda ?prever en grado razonable, según las circunstancias, las consecuencias que pueden derivarse de un acto determinado??".

En suma, es el desapego a uno de los expresos condicionantes de la habilitación competencial municipal legisferante fijados en la Ley 24.449 [t.o. Ley 26.363 a la que adhiere la Comuna de General Pueyrredón] lo que libera de todo reproche a la conducta asumida por la sancionada, quien careció de los medios idóneos para conocer in situ la regulación de tránsito específica en materia de giro al izquierda en avenidas que aplica la Municipalidad accionada.-

Con ello, estoy en condiciones de confirmar la solución que  porta el fallo de grado, aunque por otros fundamentos, los que también me liberan de abordar -por su inoficiosidad para la resolución del caso- cuestiones constitucionales que quedan desplazadas para litigios en los cuales se advierta la ausencia de adhesión municipal al régimen federal de la Ley

24.449 y sus modificaciones.-

III. Como corolario de lo expuesto, propongo al Acuerdo rechazar el recurso de apelación intentado por la Municipalidad de General Pueyrredon y consecuentemente, confirmar -por otros fundamentos- la solución que porta el pronunciamiento. Las costas de Alzada deberían imponerse en el orden causado atento no haber existido contradicción (art. 51 inc. 1° -segunda parte- del C.P.C.A., t.o. ley 14.437).-

Con el alcance indicado, voto por la negativa.-

El señor Juez doctor Mora, con igual alcance y por

idénticos fundamentos a los brindados por el señor Juez doctor Riccitelli, vota a la cuestión planteada también por la negativa.-

De conformidad a los votos precedentes, la Cámara de Apelación en lo Contencioso Administrativo con asiento en Mar

del Plata, dicta la siguiente:

SENTENCIA

Rechazar el recurso de apelación intentado por la Municipalidad de General Pueyrredón y consecuentemente, confirmar -por otros fundamentos- el pronunciamiento recurrido. Las costas de Alzada se imponen en el orden causado atento no haber existido contradicción (art. 51 inc. 1° - segunda parte- del C.P.C.A., t.o. ley 14.437).- 

Regístrese, notifíquese y oportunamente devuélvanse las actuaciones al Juzgado de origen por Secretaría. Fdo: Dres.

Elio Horacio Riccitelli - Roberto Daniel Mora - María Gabriela Ruffa, Secretaria.-  

Que el precitado resolutorio se desprende que el órgano de Alzada, trasunta un criterioso y razonado análisis en relación a la legislación Nacional y Provincial de tránsito vigentes, como así las de orden Municipal, y de manera providencial arroja luz sobre una correcta interpretación del mentado plexo normativo. En tal sentido es dable decir que nos encontramos en condiciones de sostener que el Municipio puede legislar en forma complementaria en relación a la materia de tránsito. Y que con el objeto de brindar seguridad jurídica a los conductores de vehículos resulta estrictamente necesario establecer una norma escrita que expresamente disponga la prohibición, ello conjuntamente con la exigencia de colocar señalización correspondiente.  Todo relativo al caso que nos convoca.-

Que a más abundamiento se pondera la labor del Área de Tránsito de la Municipalidad de Tandil. Quién efectúa tareas de prevención, las que se llevan delante por los Agentes a su digno cargo, prestando servicio en la vía Pública mediante exhaustivos y concienzudos controles vehiculares periódicos. Informando a los conductores sobre el criterio de la actual Autoridad de Tránsito en cuanto a la interpretación de la normativa nacional y provincial. Adhiriendo a la posición que remite a la prohibición de girar hacia la izquierda en las intersecciones que no cuentan con semáforo ni señales, en aquellas vías -avenidas- de doble mano de nuestra ciudad.-

Que pretendemos evitar confusiones en torno a encontradas interpretaciones de la cuestión reseñada. Pretendiendo colaborar desde este órgano deliberativo a la correcta tarea que desarrolla el Área de Tránsito Municipal. Proponiendo una herramienta esclarecedora en base a legislación que contenga la prohibición en forma expresa con la debida difusión de la norma, e imponga la señalización prohibitiva correspondiente.- 

 Por lo que se presenta este Proyecto de Ordenanza para el Partido de Tandil. Dotando al cuerpo normativo de un plazo de 180 días corridos para su entrada en vigencia teniendo presente la necesidad de difundir la prohibición y señalizar correctamente las intersecciones de las vías de tránsito alcanzadas por el proyecto de Ordenanza.- 

POR TODO LO EXPUESTO EL HONORABLE CONCEJO DELIBERANTE SANCIONA CON FUERZA DE ORDENANZA:

Artículo  1°.- Norma. Ordénese expresamente la prohibición de girar a la izquierda para salir de una vía o avenida de doble sentido de circulación en aquellas intersecciones que no cuenten con semaforización y debida señalización.- 

Artículo 2°.-  Sanción. El incumplimiento a la presente norma será sancionado con una multa equivalente al valor de 30 horas de estacionamiento medido. Obligándose además al infractor a realizar un curso de manejo defensivo, debiendo acreditarlo en un plazo de tres meses en la Dirección de Tránsito del Municipio de Tandil o en su caso en el Juzgado de Faltas competente.-  

Artículo 3°.- Cláusula Transitoria. La presente ordenanza comenzara a regir a partir de los 180 corridos días de su promulgación. Periodo en el cual el Departamento Ejecutivo deberá efectuar las señalizaciones correspondientes, dando la debida difusión con finalidad de su aplicación.- 

Artículo 4°.- De forma.-  





Envia tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento


2008 - 2016 © www.eldiariodetandil.com | Todos los derechos reservados