Notas de Opinión

Espejitos de colores sobre el ex Policlínico Ferroviario

24/09/2017

Los años electorales suelen ser ciclos donde se presentan ideas para mejorar la calidad de vida de los votantes. Desde propuestas ridículas como cobrar veinticinco mil pesos de sueldo y trabajar seis horas como propone Nicolás Del Caño, hasta proyectos que suelen tener ciertos niveles de razonabilidad.

por
Francisco Sola

El Dr. Mauricio D'Alessandro, candidato a concejal por el espacio que encabeza el ex kirchnerista Sergio Massa propuso en los últimos días la expropiación del ex Policlínico Ferroviario, ubicado entre las calles Sáenz Peña, Vigil, Dufau y Basilico en el barrio de Villa Italia para mejorar la asistencia de Salud en la barriada, ya que según él "la atención médica resulta insuficiente".

Sugiere la expropiación como método para adquirir el inmueble y aclara que su proyecto es distinto al sistema chavista, ya que en este caso cumple una "función social", aunque se olvida de mencionar que el tirano Hugo Chávez utilizó el mismo argumento socialista para expropiar bienes privados. En términos personales, considero que las expropiaciones tienen que ser medidas extraordinarias y con un fundamento que afecte directamente a la sociedad en su conjunto. Lamentablemente, desde todo el abanico político actual piden expropiaciones afectando al desempeño del privado, llegando a superar el centenar de pedidos anuales sólo en la Provincia de Buenos Aires.

Sinceramente me cuesta encontrar el sentido de urgencia que sea el aval para pedir una expropiación en este caso, donde a simple vista es un tema de estética urbana metido en un complejo tema judicial que deben resolver los privados involucrados por medio de la justicia. A su vez, el argumento esgrimido por Mauricio D'Alessandro tiende a ser redundante y simplista en base a su crítica por la falta de salud en la ciudad. Digo esto porque si bien su crítica es correcta porque todo sistema es perfectible, los datos oficiales dejan a la ciudad con los mejores índices de acceso y calidad de la salud en términos nacionales y además encabeza el ranking provincial.

El Sistema de Salud en nuestra ciudad es orgullo serrano, va en concordancia con los estándares internacionales en materia de concentrar en un punto de referencia relativamente accesible distintos organismos, hospitales, clínicas y todo lo referente a la salud para que se pueda trasladar sin mayores costes a los vecinos que necesitan asistencia médica, generando que sea un sistema integrado y accesible. Por otro lado, los problemas de atención primaria son resueltos en los barrios logrando evitar el traslado y amontonamiento de gente en el hospital el cual está destinado a acciones de complejidad intermedia o grave.

 Generar un elefante blanco aislado del Sistema de Salud es contraproducente, no solo desde la complejidad moral que significa una expropiación innecesaria, sino que el gasto oneroso que representa para el municipio (es decir para todos los tandilenses) es mayúsculo por el modo, el lugar donde está ubicado y el ponerlo en condiciones aceptables. Todo esto lo escribo suponiendo, ya que D'Alessandro se "olvidó" de mencionar los costos de su propuesta. Además con el agravante del perjuicio que le ocasiona al vecino, que en vez de poder resolver sus asuntos en una misma zona se va a tener que trasladar a otra parte de la ciudad para proseguir con su tratamiento.

Mauricio D'Alessandro acusa como argumento para justificar su propuesta en una manera poco caballerosa que "Se trata de la Salud de más de treinta mil vecinos y nadie debería enojarse con eso" poniendo a los vecinos como escudo humano para evitar que bochen su idea. Pero se equivoca al utilizar a los vecinos como rehenes, lo que se discute son las formas, el cómo se logra ayudar a los vecinos. Este proyecto va en contra de todo el sentido de integración que tiene el Sistema de Salud Municipal que tanto trabajó el intendente, sumado a la irresponsabilidad fiscal en los presupuestos generales del municipio.

Creo que "Dalessa" va a generar un crecimiento cualitativo en la forma de discutir y hacer política si es que en verdad va a asumir el compromiso de representar a los vecinos en la diaria y honrosa labor de ser concejal. Asistiendo a las sesiones pero sobre todo si elige comisiones legislativas (que es donde se da el 90% del trabajo de un concejal) donde abunden los temas delicados que necesiten estudio y dedicación full time para llevar al día la labor legislativa, y que no caiga en la elección de comisiones más livianas en cantidad y calidad. Sin contar el cambio de lugar de laburo, de un cómodo estudio jurídico en capital a cuatro paredes de durlock sin ventana y además las recurrentes reuniones y eventos que se dan en la comunidad. Seguro sus viajes a Estados Unidos y sus contactos en Buenos Aires se verán afectados pero cumplirá con su compromiso ciudadano.

Confío que esta propuesta sea un hecho aislado, espero que deje de ser un tábano y que retome el camino de ser un opositor responsable y constructivo como lo fue con algunas propuestas que parecen ser interesantes. Pareciera que esta propuesta fue imprevista, sin un análisis riguroso que debiera tener cualquier propuesta de política pública como por lo menos mencionar los presupuestos de gastos y la finalidad de tal fin. Todos nos podemos equivocar pero si esto viene enserio, me daría mucha lástima porque cambia el buen concepto que tengo de él y con este caso, "Dalessa" se estaría graduando de populista vendiendo espejitos de colores a los tandilenses que, como ya quedó demostrado, vota por el hacer.

Francisco Sola, Presidente de Jóvenes Pro Tandil

Envia tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento


2008 - 2016 © www.eldiariodetandil.com | Todos los derechos reservados