Notas de Opinión

Más allá de la zona de confort

19/03/2017

Muchos pasamos la vida soñando. Queremos obtener logros, cosas materiales, cambios importantes. Pero ¿qué nos pasa que no podemos lograr todo lo que nos proponemos?

por
María Agustina Jáuregui

A veces pensamos cosas como "cuando tenga suficiente dinero voy a hacer ese viaje que siempre quise", "cuando las cosas cambien voy a ser realmente feliz", "cuando tenga un novio?",  "cuando viva sola?", "cuando cambie de trabajo?" y así, somos una especie de máquina que posterga eventos de nuestra vida, y lo hacemos con el simple mecanismo inconsciente de condicionarlo a factores que creemos no poder controlar.

¿Porque cuando decimos querer algo, al mismo tiempo nos llenamos de obstáculos el camino para lograrlo? ¿No queremos realmente esos cambios o tenemos miedo a tener que cambiar nosotros?

Los seres humanos somos animales de costumbres, nos creamos una identidad con el paso de los años y creemos, en muchas ocasiones, que algunos comportamientos son en realidad nuestra personalidad. Desde esa "personalidad" construimos nuestros vínculos con el entorno y con nosotros mismos. Todo lo que vamos haciendo o eligiendo se transforma poco a poco en lo que se denomina ZONA DE CONFORT.

La Zona de confort es como tu habitación, se siente cómoda, tal vez no es exactamente como quisieras, ni tan linda, ni lo suficientemente grande, pero sabes donde esta cada mueble y hasta podes moverte con facilidad en plena noche. No requiere ningún esfuerzo extra, todo está ahí al alcance de la mano, fácil, conocido, nada perfecto, pero a su vez simple.

Cuando nos planteamos cambios los límites de nuestra ZONA DE CONFORT se ven desafiados. A veces con esas preguntas con las que jugaba al comienzo de esta nota, a veces probando cosas nuevas?de pronto esa línea imaginaria que delimita esta zona a la que estamos habituados se estira un poco, la corremos hacia un lado o hacia otro, tiene un poco de flexibilidad.

Pero ¿cómo puedo lograr expandir esta zona de confort y desafiarme a ir un poco más allá de ella?

Para jugar al desafío primero hay que reconocer este terreno. Tomar contacto con nuestras zonas de confort, con los límites que le pusimos.

Un buen ejerció puede ser dibujar esta zona de confort, tratar de situar dentro de ella los elementos que la componen y también los que están por fuera. Los valores, los miedos, las ganancias y las pérdidas. Las barreras, los factores externos e internos que alimentan esta "habitación".

El paso siguiente seria escribir aquellas cosas que están fuera de mi zona de confort, pero que quiero incorporar a mi vida. No hace falta que sea un salto de 1000 metros sin paracaídas, puede ser en principio un cambio pequeño, que nos desafíe lo suficiente, pero que no nos paralice.

Entonces, una vez elegido el objetivo, es hora de dibujar los puentes. Elegir el camino y los pasos que me llevan a lograr ese objetivo. Es momento de diseñar el cambio y buscar el modo de estimularnos en cada etapa, prepararnos para los cambios, aprender a soltar las costumbres, a motivar las ideas nuevas, aceptar la incertidumbre que acompaña cada nuevo comienzo y ELEGIR.

La clave de todos los cambios tiene que ver con la actitud con la que elegimos, somos los dueños de cada segundo y todo lo que hacemos o dejamos de hacer tiene consecuencias.

¿Qué estoy dispuesto a hacer hoy para cumplir con mis objetivos? ¿Qué cosas no estoy dispuesto a hacer?

Esto es un ejercicio, me tengo que preparar para el antes, el durante y el después. El antes, es este dibujo de reconocimiento y el planteo de los objetivos, puentes y pasos a seguir, es el diseño. El durante, son los pasos que doy, es mi plan llevado a la acción. Son las actitudes, los valores, las acciones que puedo incorporar para cumplir mis objetivos. Y el después, es sencillamente lo que va a transformarse en nuestra nueva zona de confort. Una vez expandida, ya cambió. Es otra. La anterior dejo de existir y ahora somos personas diferentes, nuestra habitación es otra, tan cómoda como alguna vez fue la anterior.

Y una vez más, desde esta nueva creación que hice de mi mismo, puedo soñar cosas nuevas que están por fuera de mis "limites", pero la diferencia es que ahora que ya aprendí un poco más, ya sé cómo puedo volver a desafiarme, siempre puedo mejorar y solo necesito sentarme y elegir. Soltar lo que ya tengo, liberar mis manos y agarrar eso nuevo que quiero para mi.

 

María Agustina Jáuregui

Coach Profesional Certificada

Avalada por la Asociación Argentina de Coaching Ontológico Profesional.

agustinacoach@gmail.com

Envia tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento


2008 - 2016 © www.eldiariodetandil.com | Todos los derechos reservados