VILLANCICOS

Padre Marcos: fe en la música

Por Brando Bruni

Marcos Picaroni, además de entregar su vida a la religión, la dedica a la música. Hablamos con él sobre el proyecto “Pueblo de Dios”, largo y tendido de lo musical y hasta nos dejó una enseñanza. AUDIO

Marcos Picaroni, más conocido como El Padre Marcos de la iglesia del centro, además de ser uno de los párrocos mas reconocidos en nuestra ciudad, es músico y de los buenos.

Por estos días, esta metido de lleno en un proyecto del cual comento que “se trata de “Pueblo de Dios”, un grupo de compositores, poetas, músicos, hay gente de todo el país. Lo fundó el Padre Catena en el año 77, así que ya hay mucho camino recorrido. El grupo tiene como tarea crear y difundir canciones para las celebraciones religiosas”.

Luego, siguió contando en el programa “Tarde o Temprano” (lunes a viernes 12 a 13hs por FM 93.1) que este colectivo artístico tiene “como actividad fija, todos los veranos se hace un curso donde viene a capacitarse gene de todo el país. Justamente, del 7 al 10 de enero, se hará aquí en Tandil. Viene gente de Río Negro, Corrientes, Jujuy y varios puntos de la Provincia de Buenos Aires. Los cursos son personalizados, no masivos, esperamos unas 40 personas. Esta es la edición número 45, así que imaginate que ya ha pasado muchísima gente. Después, los participantes son agentes multiplicadores en sus propios lugares”.

Sobre su participación, explicó que ejecuta diferentes instrumentos, como “acordeón, guitarra, órgano, charango, de todo un poco. Y en géneros, toco lo que venga, en esta vertiente de la música para el culto, hemos cultivado mucho las creaciones con ritmos argentinos: del norte, de la llanura pampeana, huellas, triunfos, zambas, vidalas. Siempre de acuerdo al carácter de la canción. Por ejemplo, una canción pascual que tiene que ser alegre, quizás tenga un ritmo de carnavalito. La vidala se toma para temas mas peniténciales”.

“En los cursos nos repartimos, hay partes teóricas, prácticas y talleres. Y en las grabaciones he cumplido más el papel de coordinador, por ahí tocar los teclados. Cada uno toca lo que sabe”, agregó Marcos y sumó que “la grabación que nos convoca ahora, va a ser de temas clásicos, que han surgido del Concilio Vaticano Segundo, para acá. Temas de hace unos 30 o 40 años. Queremos hacer versiones nuevas, volverlos a proponer”

Luego de la grabación, viene otra etapa, la de difusión de este material: “Desde hace 9 años, trabajamos con Editorial San Pablo. Ellos tienen distribución en todas las provincias, sobre todo en librerías católicas. Tenemos una llegada muy fuerte a la gente que más le puede interesar este material. Los que animan las celebraciones religiosas, que tocan en las misas, o quien quiera escucharlo en su casa. La idea es mezclarlos entre enero y febrero, y suponemos que para Semana Santa ya va a estar”.

La charla siguió en el camino musical, y de cómo estas y otras composiciones religiosas pueden (y deben) llegar a todos los oídos: “Yo distingo dos intencionalidades dentro de esta música. Una es el canto para acompañar las celebraciones, música litúrgica, al servicio de la celebración. Después, hay otro tipo de música religiosa, que le llamamos para la evangelización, que se presta para radios, escenarios, para llegar a todo tipo de público”

“En Azul llevamos durante 20 años una obra muy linda llamada “Cantata de los Santos Latinoamericanos”, que la llevamos a varias provincias argentinas e incluso a España. De allí surgieron experiencias muy lindas, de pasar por todo tipo de escenarios, desde la Manzana de las Luces, iglesias, centros culturales, etcétera. Y así llegar a una multitud de gente fuera de lo que es la celebración”, contó acerca de este tema, para agregar que “en todo el mes de diciembre, armamos un coro de villancicos tradicionales argentinos. Con ese corito salimos a la calle, a la televisión, a la radio, a hogares de ancianos. Es llevar un mensaje alegría a través de la música”.

Nos comentó también que escucha muchas otras músicas, mucho folclore (del bueno), y obviamente no solo lo que tiene que ver con lo religioso, pero sabe que otra gente de esa rama musical, si se cierra un poco: “Me acuerdo unos músicos que solamente escuchaban Luis Miguel porque sus músicos eran cristianos”

Y cerrando, como buen cura que es, nos dejó una lección: “El Padre Catena, en su sabiduría decía que no hay música culta y otra que no lo es, sino que hay música buena y mala. De la música buena, todos aprendemos y nos gusta, sea popular, académica, religiosa, de temas cotidianos. Es muy importante abrirse a todo y aprender”.

ESCUCHÁ LA NOTA COMPLETA:

¡ENVIÁ TU COMENTARIO!

TANDIL EN VIVO